INFOCIEGOS
¿Cómo leen y escriben los ciegos? | Imprimir |
Los ciegos leen y escriben mediante un sistema de escritura y lectura llamado Braille. Las letras (que son muy diferentes de las normales) están constituídas por puntos y son leídas con las yemas de los dedos.

El signo base del Braille (que también es llamado signo generador) está formado por seis puntos, tres a la izquierda y tres a la derecha, formando un pequeño rectángulo. De este signo se derivan todas las letras y signos del alfabeto Braille según las distintas combinaciones que se obtienen.

Los puntos se escriben en alto relieve con un punzón y un dispositivo llamado pauta, regleta o pizarra Braille, la cual está formada por dos láminas de plástico o de metal unidas por bisagras. La lámina inferior está formada por pequeños rectángulos, en cada uno de ellos hay 6 agujeros; la superior está constituída por cajetines rectangulares, de manera que al cerrarse la pauta, cada cajetín de la lámina superior encierra a cada rectángulo de agujeros de la lámina inferior. Entre ambas se coloca el papel y todos los signos se escriben punteando la hoja con un punzón de derecha a izquierda; los puntos salen hacia abajo por lo que una vez que se ha terminado de escribir se volteará la hoja y se leerá de izquierda a derecha.
Con este alfabeto se puede leer y escribir en todas las lenguas de mayor difusión, como inglés, español, etc., y también desde principios del siglo XX se lo empezó a aplicar en lenguas no europeas.
También se emplea el Braille para leer y escribir en idiomas antiguos como el sánscrito, griego, hebreo, o latín. Pero con el Braille no solamente se escriben las letras del alfabeto, sino que además se pueden escribir signos de puntuación, números, símbolos matemáticos, partituras musicales, etc.

Existen máquinas de escribir Braille, estos dispositivos llevan una tecla por cada punto y un espaciador, una tecla de retroceso y otra para que avance el rodillo, son entonces sólo nueve las teclas básicas que una máquina Braille posee para la escritura. Hay que recalcar que con el punzón pueden escribirse entre 50 y 60 caracteres por minuto, mientras que con la máquina uno puede escribir el doble de caracteres en el mismo tiempo y con menos trabajo.